Unos días antes de nuestro viaje por el sur de Francia, quedamos con nuestros amigos Marta, Álex y Fernando (su perro) para dar un paseo por la montaña, no muy lejos de Barcelona. Hace ya un tiempo había visto la ruta La Vall d’Olzinelles que recorre en poco menos de diez kilómetros un valle del Montnegre, cerca de Sant Celoni. El único pero es que nos daba pereza hacerlo entero si en dos días íbamos a hacer casi quinientos kilómetros en coche. Así que lo recortamos de forma que hicimos una ruta lineal de 3,5 ida, más la vuelta. No es mucha diferencia pero de está forma recorremos la parte, en teoría más bonita de la ruta.

La carreterilla que une Sant Celoni con Olzinelles cruza el sendero que forma de esa ruta circular, pues justamente en ese punto nosotros dejamos el coche, (cabrán cuatro o cinco coches) y comenzamos a caminar. El sendero va casi todo el rato bajo los árboles y sube paralelo a la riera, de manera que podemos ver algún puente, y un par de pequeñas presas que se han colmatado con el paso de los años. Todo el tramo es llano, cruzamos un prado, volvemos a acercarnos a la carretera pero nos alejamos de nuevo, llegamos a la seca fuente del rector, que encontramos en una húmeda curva. Y llegamos a la ermita. Es una propiedad particular pero los dueños nos invitaron a  entrar para que Nil pudiera ver los conejos, ocas, patos, gallinas y un jabalí que tenían.

Volvemos a la carretera y hacia la derecha, caminamos un rato por el borde. A unos cien metros un hito nos indica que la ruta es hacia los campos de nuestra izquierda. Los cruzamos, también cruzamos la riera por unas piedras y tras cruzar otros campos, llegamos a un camino que seguimos hacía la izquierda. En la desviación seguimos hacia la izquierda y tras pasar por unos enormes plataneros, descansamos a l lado de una pequeña balsa de obra. Comemos sobre unos troncos, a lado de un pozo (cerrado, no hay peligro) y al rato volvemos sobre nuestros pasos. No sin antes cruzarnos con un rebaño de ovejas.

  • Distancia: 3,5 km ida, prácticamente llano.
  • Web: La Vall d’Olzinelles.
  • Es un entorno muy tranquilo, casi todo el rato caminamos bajo arboles que nos proporcionan sombra. No tiene perdida, simplemente hay que seguir los hitos que nos vamos encontrando de vez en cuando.