Normalmente prefiero seguir una ruta en papel, por escrito, pero si no las encuentro tengo que echar mano de los tracks en formato GPX. ¿GPX? Un archivo GPX es un tipo de archivo de texto que contiene una serie de puntos marcados con coordenadas en un orden determinado, si unimos todos esos puntos tendremos una ruta.

Como los humanos solemos ser muy malos siguiendo ristras de números hay aplicaciones de móvil que pasándole el archivo GPX nos dibujan una ruta en un mapa y lo que es más importante, nos dicen donde estamos. En mi caso los GPX los encuentro en las webs de los ayuntamientos, wikiloc, blogs de senderistas, de viajes, etc. El tamaño del archivo es ridículo y podemos llevar un montón en nuestro móvil. En el caso que me ocupa, uso la aplicación GPX Viewer, (pero hay muchas más) tiene varias opciones de configuración, pero su función básica es: marcarte donde estás y dibujarte la ruta, ya está, sencillo y para toda la familia que dirían algunos.

Ahora pongámonos en un supuesto diferente, tenemos una ruta marcada en Google Maps(GMaps para los amigos) y queremos verla desde GPX Viewer. De primeras no se puede ya que GMaps solo exporta en KMZ de forma predeterminada o KML si lo elegimos. ¿Qué hacemos? No pasa nada, para eso tenemos multiples herramientas online para ello, en particular yo uso KML2GPX, eliges el archivo KML generado por GMaps y en cuestión de segundos te lo descargas en formato GPX. Fácil, bonito y barato 🙂

Relacionado: