Los lagos de Tristaina son tres lagos de origen glaciar enclavados en el Pirineo andorrano. El valle está salpicado por rocas de enorme tamaño, y no es de extrañar pues estamos en un circo glaciar, es decir, un valle creado por un antiguo glaciar. Aunque el glaciar no existe actualmente, las condiciones meteorológicas suelen ser frías, y no es extraño ver hielo en los picos cercanos incluso en verano. La vegetación es escasa, lo típico en estas zonas, y se compone de arbustos de tamaño bajo para soportar los vientos fríos y árboles en las bajas cotas, ya que con la nieve es complicado para un árbol poder nacer o crecer.

Aunque existe una serie de caminos que circunvalan el valle en las alturas, esta propuesta que os hacemos recorre los senderos que encontramos en la parte inferior del mismo. En un día soleado no es posible perderse y podemos escoger entre uno u otro camino sin problemas. En todo momento los caminos están marcados con puntos amarillos y si no, hay algún que otro indicador que nos ayudará a orientarnos.

La excursión parte de la carretera que va de Ordino a la estación de esquí de Arcalís. En coche, pasado el único túnel de la carretera, rápidamente ascenderemos entre pistas de esquí, y a nuestra derecha veremos una escultura de grandes dimensiones con forma de círculo. Unos trescientos metros más adelante dejaremos el coche a nuestra derecha en la explanación de la carretera. Nos pondremos las botas, cogeremos los bocadillos, la bebida y la ropa necesaria para que el viento no nos cale los huesos, y bajaremos hacia el río.

Cruzado el río (hay un puente de madera para ello), subimos la ladera de la montaña por un sendero que la zigzaguea hacia la derecha. Una vez arriba y bajando un poco de desnivel habremos llegado al Lago Primero (sí, es su nombre). Lo rodearemos por la derecha, cruzaremos otro puente de madera sobre otro río y proseguiremos por alguno de los senderos que suben paralelos al lago.

Una vez subido el repecho, podremos ver el segundo lago, el Lago del Medio (originalidad desbordante) que tiene un tamaño parecido al anterior. Seguiremos rodeándolo por la derecha y buscaremos el río que lo alimenta para cruzarlo saltando por las piedras. Si seguimos la dirección de la corriente en poco tiempo pasaremos por una gran roca y un poco más allá un tercer puente de madera y por fin, el tercer lago, llamado el Lago de Más Arriba (unos fieras con los nombres). Este tercer lago es el más grande de todos y tiene forma más o menos circular. Detrás de el veremos la pared casi vertical de  los picos de las montañas, algunos llegan hasta los 2.800 metros de altura.

La vuelta o bajada no tiene mayor complicación, y para hacerla más variada la haremos por los senderos del otro lado de los lagos. Una vez en el primer lago, seguiremos el sendero que zigzagueaba la montaña y buscaremos el coche.


  • Zona: rural
  • Dificultad: media
  • Duración: 2 horas ida y vuelta, sin pararnos.
  • Distancia:  6 kilómetros en total.
  • Itinerario:  Coche – Estany Primer – Estany del Mig – Estany de Més Amunt – retroceder hasta el coche.
  • Coordenadas: 42° 37′ 57.61964″ N, 1° 29′ 22.18214″ E  (Carretera),  42° 38′ 31″ N, 1° 29′ 10″ E (Estany del Mig)
  • Época recomendada: finales de primavera, verano, principios de otoño.
  • Webs útiles: Enlace 1, enlace 2.
  • Ruta con niños: No, aunque la ruta es de dificultad media, un niño se agotará nada más subir al primer lago. Además los senderos están llenos de rocas que dificultan el recorrido.