7 de agosto de 2015:

San Juan de Gaztelugatxe o San Juan de Peluche como dice Juls, es una fotogénica ermita situada en lo alto de una peñón en la costa vasca. Lo más sorprenderte de la ermita no es la ermita en si, si no los más de doscientos escalones que hay que ascender para llegar a ella.

Se deja el coche en un aparcamiento gratuito cerca de un restaurante y se baja por un sendero con una gran pendiente. Al rato llegaremos a una pista asfaltada, la inclinación se hace más soportable. A los pocos minutos llegamos al inicio de las escaleras que son bastante cómodas de subir, como nosotros íbamos con un bebé de 9kg hicimos un par de paradas, pero se puede hacer del tirón.

En realidad la escalinata se hace bastante bien, el problema es el camino de bajada (y al volver subida, ¡no lo olvidemos!) desde el aparcamiento hasta el inicio de los escaleras. El camino tiene una gran pendiente, y alterna trozos de resbaladizo hormigón con trozos de escaleras hechas con tableros de madera que son bastante incómodos por su altura. Es un trozo que calificaría de rompe-rodillas.

Por lo demás un sitio muy bonito donde ir, se hace perfectamente en una mañana y es mejor hacerla si está nublado ya que no hay árboles en la mayor parte del trayecto.


  • Distancia de ida: +/-2 kilómetros.
  • Desnivel de ida: -200 metros (sendero) y  +40 metros (escaleras)
  • Zona: rural
  • Coordenadas aparcamiento: 43° 26′ 26.95″N, 2° 47′ 1.55″W
  • Ruta con niños: No es apto para carritos para bebés pero no hay problema de llevarlos en brazos o en mochilas. Hay muchas pendientes y muchas escaleras, depende del niño.