Peratallada quiere decir literalmente Pedra Tallada, es decir Piedra Cortada, y no es difícil encontrar la razón. La población se encuentra en lo alto de una pequeña colina rocosa que a lo largo de los años ha sido domesticada en forma de calles, fosos o muros. Además de que todas las casas son de piedra vista, como buen pueblo medieval que es, nos encontramos con multitud de plantas trepadoras enganchadas a las paredes de las casas, con lo que si disfrutas viendo verde por todas partes como a mi, disfrutas mucho del pueblo. Incluso hay un trozo de una calle en que la sombra se hace permanente debido al follaje de las enredaderas que unen ambas fachadas de la calle.

Por otro lado el pueblo es totalmente peatonal, las calles no son tan anchas, por lo que el coche tendremos que dejarlo en los aparcamientos (pago por días) que hay al lado de la carretera. Hay rincones realmente bucólicos como una plaza donde hay una tienda de magdalenas, pero magdalenas tamaño XL, a precio XXL donde por un poco más te dan un vaso de garnacha… ¡Y no veas como sube!