Debido al hermanamiento con Yamaguchi, una ciudad japonesa, Pamplona tiene un parque dedicado a esa ciudad. Está un poco a las afueras y básicamente es un enorme cuadrado de verde, con pinos esparcidos por el prado y con una zona de estilo japonesa en el centro. En está zona centro hay un lago artificial de forma irregular y una pergola sobre el mismo de estilo japones. Alimentando el lago, hay un pequeño riachuelo que nace de una pequeña cascada que tras pasar un puentecillo desemboca en el lago. Todo muy bucólico y que nos recuerda a la idea que tenemos de lo que es un jardín japonés.