En Montjuïc, muy cerca de la Font del Gat podemos encontrar un palacio de estilo madrileño. El palacete se construyó para alojar a la Familia Real cuando se celebró la Exposición Universal de 1928. Después se pensó en destinarlo como Museo de la música, de ahí el nombre, aunque el museo nunca se realizó.

Cuando viene algún miembro de la Familia Real este se aloja en el Palacio Real, pero es posible visitarlo en días señalados como en las Fiestas de la Mercè.