Sevilla, además de su color, tiene una arquitectura especial, clásica, sobre todo en su centro. Exceptuando el Metropol Parasol, nombre oficial para las Setas de la Encarnación, moderna pérgola instalada en la Plaza de la Encarnación de Sevilla.

La Plaza de la Encarnación es una plaza dura, de losas de hormigón, con cuatro árboles mal contados y cinco setas gigantescas de madera que se unen en el sombrero (una seta tiene sombrero, no copa). En el subsuelo de la plaza hay un par de tiendas de dudoso éxito y un pequeño museo arqueológico. Se cuenta que subiendo a la parte superior de las setas, previo pago, pasearemos por una pasarela a gran altura con formidables vistas sobre la ciudad y refresco incluido. Como cuando fuimos era un día caluroso sin una sola nube, decidimos que lo mejor era estar bajo las setas, a la sombra y no a pleno Sol.


  • Zona: urbana
  • Coordenadas: 37° 23′ 35.8376″N, 5° 59′ 30.23906″W
  • Época recomendada: Cuando no haya un Sol espantoso.