La idea para el día siguiente a la subida al Estany de Sant Maurici era dar una vuelta por el bosque del Gerber pero eran unas tres horas de caminata y estabamos francamente cansados del día anterior. Así que hicimos un plan más relajado que consistió en subir al puerto de la Bonaigua en coche a ver vacas y caballos pastando. Era un 8 de julio, verano,  pero nos tuvimos que poner una chaqueta y cuando nos fuimos las nubes amenazaban con tormenta, como al final así fue, pero por suerte ya estábamos en una cota más baja.