Uno de los cañones más estrechos del mundo lo tenemos muy cerquita de casa, a solo 30 minutos tras cruzar la frontera. Se encuentra en la comarca francesa del Vallespir, pasado el pueblo de Arles-su-Tech en dirección Prats de Molló. La garganta es explotada como atracción turística y por tanto hay que comprar una entrada para su acceso.

En todo el recorrido, que haremos con casco (se nos proporciona) caminaremos por una pasarela metálica suspendida a unos 3 o 4 metros sobre el fondo, donde el río Fou baja excavando aun más la roca. Por encima de nuestras cabezas, a otros 3 o 4 metros, una gruesa malla metálica nos protegerá de los posibles cascotes que caigan desde las paredes verticales del cañón. Una cosa a tener en cuenta es que allí dentro hace fresco, corre una fresca brisa de unos 14°C  y por otro lado como no hay espacio debido a la estrechez, no hay lavabos ni lugares donde en caso de necesidad escondernos para, pues eso, dar rienda a la necesidad.

De los 1600 metros de camino, los primeros +/-600 metros se nos hicieron un poco repetitivos, son bonitos sí, llenos de musgo y helecho que te acompañan, pero no deja de ser todo igual. A nosotros nos encantó de la mitad hacía el final, ya que hay un par de grutas que hay que atravesar, la primera de ellas muy muy muy estrecha, y la segunda más ancha y más larga pero con un salto de agua en su interior muy interesante. Al final, como el cañón se ensancha, hay grandes rocas que yacen a nuestro paso y si añadimos la omnipresente malla metálica protectora, piensas que en cualquier momento aparecerá un perisodáctilo u otro animal prehistórico similar de Parque Jurásico. Como no hay que olvidar la seguridad de los clientes, los propietarios del lugar además han instalado unos contados 3 teléfonos para emergencias por si las moscas y algunos bancos donde han podido.


  • Zona: rural
  • Dificultad: baja
  • Duración:  menos de 2 horas en total
  • Distancia: 3,2 kilómetros en total
  • Coordenadas: 42° 27′ 25.2421″N, 2° 36′ 42.1552″E
  • Época recomendada: primavera y verano. Cierran en los meses de otoño e invierno.
  • Webhttp://tourisme-haut-vallespir.com/
  • Ruta con niños: Sí, en todo momento hay vallas para evitar caídas.