Llegar hasta Génova por carretera consiste en una sucesión interminable de túneles precedidos de otros tantos viaductos de vértigo.

Y es que Génova se ha creado a sí misma, y no hay espacio plano para nada. Si querían una plaza han tenido que demoler una montaña y si han querido una gran avenida… bueno, pues se han tenido que aguantar con un calle normalita. Calles y callejuelas son lo normal en la ciudad y debido a eso, la concentración de motos es muy alta.

Esta ausencia de espacio horizontal ha influenciado la arquitectura de los edificios obligándolos a crecer en altura cuando las técnicas no estaban muy evolucionadas. El resultado son casas antiguas encorsetadas con vigas externas que evitan que las casas se abran. Normal también son los múltiples ascensores públicos o funiculares para salvar las alturas de los barrios.

En Génova verás espectaculares palacetes, de cuando era una ciudad rica gracias a sus navegantes. Incluso conservan la casa de los padres de Colón, o eso dicen ellos… El puerto, no muy grande, está parapetado bajo los pilares de una autopista, ¿he comentado ya la falta de espacio? Allí encontraremos alguna reproducción de una antigua carabela y uno de los acuarios de agua salada más grandes del Mediterráneo.

 


  • Zona: urbana
  • Dificultad: baja
  • Duración: 2 horas ida y vuelta, sin pararnos.
  • Distancia:  3 kilómetros, ida y vuelta.
  • Itinerario:  Via Giuseppe Garibaldi – Via XXV Aprile – Piazza de Ferrai – Porto Antico
  • Coordenadas: 44° 24′ 40.05910″ N, 8° 55′ 58.37717″ E (Via Giuseppe Garibaldi)
  • Época recomendada: primavera, verano.
  • Webs útileshttp://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A9nova
  • Ruta con niños: Sí, las típicas precauciones a tener en cuenta en ciudad.