Normalmente soy yo el que propone una salida o excursión, lo comparto con Julia y junto a ella decidimos los pormenores. Pero la excursión del pasado 18 de diciembre la decidió Julia y encima ¡no me dejo ni alternativa!

Resulta que el día 18 al mediodía, mientras yo estaba trabajando, a Julia le entraron muchas ganas de ir de excursión al Hospital Esperit Sant (Santa Coloma de Gramenet) y ni se lo pensó, llamó a su madre que quería ir al Mercadona, pero le quito la idea de la cabeza y se fueron en un taxi para allá.

Así que yo, que no me gusta desperdiciar una buena excursión, cogí otro taxi y también fui al Esperit Sant. Allí descubrí que para la actividad que íbamos a realizar, necesitaba ir equipado con una camisola de papel verde y unos patucos (que no me entraban) de plástico. Por suerte te los dan allí, ya que en el Decathlon no los venden.

Y nada, la actividad en si fue rápida, unos 15 minutos, Julia sudo mucho, hubo muchos liquidos de diversos colores, había gente(también de verde) que animaba y que le decía que lo hacía muy bien. Yo me mareé un poco al final, creo que fue un golpe de esos de calor :-). Y finalmente acabamos la actividad esa, que hay que decir que fue gratuita y que pese a estar cerca de casa nos dejaron dormir allí. Yo la recomiendo enormemente ya que fue una experiencia muy bonita y además te obsequian con un regalo al final para toda a vida.