Bajo este espeluznante nombre se encuentra una apacible excursión por el Montseny.

El Sot de l’Infern (el Hoyo del Infierno) no es más que un riachuelo que baja cerca del camping Fontmartina. El recorrido es circular y cruza el curso del agua en dos ocasiones. No es un camino difícil, se puede hacer con niños pequeños, eso sí, yo el carrito lo dejaría en el coche.

El recorrido nos adentra en un bosque de encinas y castaños, donde si la época es la adecuada (suele ser a mitad de octubre), podemos coger bastantes castañas.

El itinerario está marcado con hitos de color amarillo que harán imposible que nos perdamos. A lo largo del recorrido podemos ver dos reconstrucciones de madera, hojas y tierra usadas por los antiguos carboneros, que usaban al castaño como materia prima.


  • Coordenadas: 41° 45′ 8.41289″N, 2° 25′ 35.9139″E