Ir al Croscat es visitar las entrañas de un volcán extinto. Durante mucho tiempo funcionó una cantera en este volcán de la comarca de la Garrotxa de donde se extraía la greda, la grava volcánica. Eso ha provocado que el volcán parezca un queso o pastel al que se le ha extraído una cuña del mismo. Gracias a ello, podemos ver los distintos colores que marcan los diferentes estratos o capas del interior del volcán.

Nota: en ningún momento veremos el cráter del volcán, ya que este enfoca en dirección contraria a la “cuña”. Cerca hay dos restaurantes y también podemos encontrar el Volcán de Santa Margarida.


  • Zona: rural
  • Dificultad: baja, señalizado.
  • Itinerario: Aparcamiento – cruzar la carretera – restaurante – pista asfaltada – camino – casa de pages – volcán (y retorno).
  • Duración:  40 minutos  (ida y vuelta)
  • Distancia: 2,9 kilómetros (ida y vuelta)
  • Coordenadas:
    • Aparcamiento: 42° 8′ 52.447062″N, 2° 32′ 37.62805″E
    • Volcán: 42° 9′ 21.28196″N, 2° 32′ 16.50083″E
  • Época recomendada: cualquiera
  • Webs útilesNúm.15. Grederas del volcán del Croscat.
  • Ruta con niños: Sí.