Pasamos la noche en Sant Feliu de Guixols (disfrutando de una noche sin prole) y citado en algún sitio encontré el pueblo de Romanyà de la Selva. En realidad cuatro casas mal contadas pero según las fotos el típico y bonito pueblo de estilo rústico con casas de piedra vista.

Después de unas cuantas curvas llegamos y vaya chasco, ya habíamos estado con anterioridad, cosas de viajar sin un blog donde registrarlo 🙂 Por suerte no todo estaba perdido, ya que muy cerca y muy señalizado podemos encontrar un pequeño yacimiento prehistórico. Se trata del Dolmen de la Cova d’en Daina, básicamente un montículo circular  cercado por rocas puestas ex profeso y con las típicas grandes rocas de los dólmenes en el centro. Así pues, no esperéis una cueva de libro.

Es gratis, está señalizado, no caminareis mucho más de doscientos metros y el conjunto si ha llovido o está apunto de llover es realmente mágico (tanto como la gente que cerca había hecho un pentágono, o yo que sé, de piedras cerca del montículo).