Estamos ante el mayor cráter de toda la península ibérica con un diámetro de 1.250 metros. La Crosa de Sant Dalmai es un volcán que a simple vista no lo es. Y es que tiene campos de cultivos, bosques e incluso una carretera que lo cruza por el borde.

Si vamos por la carretera que une Santa Coloma de Farners con Aiguaviva, después de una larga recta y en una curva a la derecha, estaremos dentro del volcán. Realmente no se ve gran cosa, ya que el volcán todo lo que tiene de ancho lo tiene de plano. Solo si subimos a unos de sus bordes podremos ver la típica forma circular de un cráter o apreciar la piedra volcánica negra de una antigua cantera, hoy clausurada.