Sorprende encontrar en un entorno tan seco como el pueblo de Copons un refrescante salto de agua. Efectivamente, en Copons se nota que hemos abandonado la Catalunya húmeda y nos adentramos en la Catalunya seca, ya que estamos muy cerca de la Plana de Lleida. Aún quedan bosques, pero húmedo no es un adjetivo que nos venga a la mente cuando pensamos en la zona. La población es pequeña y excepto por el ruido de alguna maquinaria agrícola o algún vecino que nos saluda, silenciosa.

Pasado la Plaça de Ramón Godó y tras pasar bajo unos arcos saldremos del pueblo por el lado oeste. Dejaremos atrás el asfalto y caminaremos por un camino que corre, bajo los árboles, en paralelo a la riera de Veciana. Al poco nos encontraremos con una fuente y unos 100 metros más adelante llegaremos al Gorg de Nafre. Se trata de una cascada de unos 4 o 5 metros de altura que cae entre el musgo y los helechos en una charca de otros 10 o 15 metros de diámetro.


  • Zona: rural
  • Dificultad: baja
  • Duración:  10 minutos (ida)
  • Distancia: +/-100 metros (ida)
  • Itinerario: Plaça de Ramón Godó – fuente – Gorg de Nafre
  • Coordenadas:
    • Aparcamiento del pueblo: 41° 38′ 6.78941″N, 1° 31′ 8.73557″E
    • Gorg de Nafre: 41° 38′ 14.95142″N, 1° 30′ 49.19192″E
  • Época recomendada: cualquiera
  • Ruta con niños: Sí.