Colliure, es un (supuesto) encantador pueblo de la Côte Vermelle, en el sur francés, muy cerca de la frontera. Digo “supuesto” ya que cuando fuimos en agosto yo no llegué a pisar Colliure.

Sufrimos una corta caravana para llegar y una vez en el pueblo dimos miles de vueltas y perdimos mucho tiempo intentando encontrar una plaza libre para el coche. Ni gratis ni pagando encontramos nada, y eso que hay 3 o 4 grandes zonas de aparcamiento. Estuvimos una hora dando vueltas, parados, oteando coches con la esperanza de que se fueran, y nada. Al final Juls se bajó del coche mientras yo desde dentro lo custodiaba. Hizo 4 fotos y tal como llegamos nos fuimos. Tenemos la teoría que hubo dos factores para que hubiese tanto coche junto: agosto y un mercado callejero que cortó medio pueblo. Quizás hubiese sido mejor aparcar en el siguiente pueblo y  llegar a Colliure en tren, quién sabe.

De todas formas, existe la leyenda de gente (amiga) que ha llegado a caminar por el pueblo, aunque dudamos que fuera en agosto.


  • Zona: urbana
  • Dificultad: baja
  • Coordenadas: 42° 31′ 36.3071″N,   3° 5′ 4.6715″E
  • Ruta con niños: Muchas curvas.