Si estamos en Andorra y queremos pasear, con calma y sin esfuerzos por la naturaleza, podemos ir al Camí de les Pardines.

Este camino de unos 11km, se asienta sobre la cañería que lleva agua desde la presa de Ransol, en la parroquia de Ordino, hasta el lago de Engolasters. El trayecto es plano y podemos descansar en las mesas de madera que encontramos a nuestro paso.

Nota: Una parroquia, en Andorra,  aparte de un edificio religioso, es un sinónimo de municipio.