Este pasado domingo fuimos a Molins de Rei a dar un paseo por el encantador valle que forma la Rierada.  En nuestro caso seguimos la ruta propuesta por encos.cat,  y en menos de cinco kilómetros nos permite conocer la riera, sus masías, un acueducto, varias balsas y en resumidas cuentas un paisaje húmedo y frondoso.

Comenzamos en el estacionamiento del restaurante Can Rabella, cruzamos un puente sobre la Rierada y tomamos el camino de la izquierda. Al poco cruzamos varias veces el río directamente caminamos por él.  (Botas de montaña impermeables).  De hecho varios ciclistas cruzaban el curso de agua directamente por el lecho del mismo, aguas arriba.

Cómo el camino es sencillo y apto para los niños no es necesario casi ni indicar como llegar, tan fácil como seguir o preguntar a las familias, perros, ciclistas, grupos que nos cruzamos.

A medio camino, llegaremos a la masía Can Planes, un entorno idílico y perfecto para hacerse fotos de bodas (si no fuera porque hemos caminado por las aguas y el barro hace un rato). Enfrente de la masía hay dos balsas , en la triangular y más grande podemos ver si nos fijamos y no hacemos muchos aspavientos a tortugas dándose un relajante baño de aguas verdes.

Finalmente después de un corto repecho del camino y por la derecha siguiendo un sendero que a modo de balcón recorre el rió llegaremos al salto. Como es el lugar más bello y fresco del paseo, la acumulación de gente es importante, pero nada horroroso.

Una vez aquí podemos hacer dos cosas, o seguir la ruta que seguimos e hicimos pero que para mi gusto se vuelve aburrida ya que nos alejamos de la Rierada y el paisaje se vuelve monótono… o volver sobre nuestros pasos y bajar con calma descubriendo esos rincones y senderos que hemos ignorado en la subida.