Por un “módico” precio de 8€ los quince minutos puedes montar a un niño en un poni y pasearlo por un pequeño recorrido en el Parque de la Oreneta. Te dan unas breves indicaciones de como llevar el poni: “átalo en corto”, sea lo que quiera decir eso y ya. A nuestro mini vaquero se le fueron las ganas de ir en poni a los cinco minutos por lo que regresamos y solo nos cobraron 5€.

A lo novatos decir que los ponis, y Julieta en particular, tienen fuerza y son bastante tenaces y convincentes a la hora de desviarse del camino y dirigirse a los margenes para dar un bocado a la hierba que crece. Así que determinación y “átalo en corto”.