Nuestra amiga Ruth hace un tiempo llegó a la conclusión de que llegaría un buen día en que se nos acabarían las excursiones fáciles y cortas cercanas a Barcelona. Por suerte la Diputación de Barcelona vino en nuestra ayuda (es un decir) y este verano señalizó e inauguró una nueva excursión en el Montseny que se intuía corta y fácil.

Así que el pasado 3 de septiembre aprovechando que el tiempo empieza a ser benevolente con los caminantes, la propuse y fuimos a hacerla. Se nos quedó una sensación agridulce, si bien era de una longitud aceptable, unos 4,5km, básicamente te pasabas medía excursión subiendo montaña arriba sin parar y la otra mitad montaña abajo. Y aunque el esfuerzo podía valer la pena ya que íbamos a ver árboles de diferentes tipos, al final te hartas de ver encinas y pinos (sí vale, de varias especies, ¡pero son pinos!), y en menor medida castaños y alguno abeto Douglas y algún cedro. Que está bien pero bueno, un poco meh…

  • Distancia: 4,5km , mitad subida, mitad bajada. circular. A medio camino hay una fuente, unas mesas de picnic y lavabos (también los hay en el inicio).
  • Coordenadas: 41° 45′ 25.92″N, 2° 25′ 15.80″E
  • Carritos de bebés: no, el camino en algunos tramos del principio es un tanto “áspero”.
  • Nota: a la cuarta vez que veáis la carretera, ignorad el indicador de la ruta, cruzadla con cuidado y a la derecha encontrareis de nuevo el inicio del camino.
  • Más información.