A escasos 8 kilómetros de Vielha tenemos la Bassa d’Oles, un pequeño estanque alpino. La lámina de agua es reducida por lo que el paseo alrededor de la misma se puede hacer en 30 minutos a paso muy relajado, además como se puede dejar el coche a pocos metros del mismo es ideal si queremos disfrutar del paisaje sin casi caminar.

La forma más sencilla de llegar es desde Vielha, nos dirigirnos a la próxima población de Gausac, y una vez allí subiremos por la calle principal del minúsculo pueblo y siguiendo los carteles hacía Bassa d’Oles saldremos del pueblo por una pista asfaltada. La pista, aunque estrecha, permite el cruce con cuidado de dos coches.

De hecho, uno de los atractivo de visitar la Bassa, es precisamente la carretera ya que atraviesa el precioso bosque de Varicauba. Un bosque frondoso de rectos abetos y pinos, plagado de miles de florecillas alpinas (si es primavera por supuesto). Además, si tenemos suerte, como fue nuestro caso, podremos encontrarnos caballos sueltos que ascienden al lago o aves de chillones colores que asustadas por el coche, levantan el vuelo a nuestro paso.

Además el bosque es el escenario de pruebas de bicicleta todo terreno (BTT), por lo que no debemos asustarnos si unos ciclistas aparecen de la nada del bosque, atraviesan la carretera de un salto y se escabullen al instante bosque abajo. Todo ante nuestras narices. El día que fuimos sin saberlo nos metimos en medio de un evento deportivo de este tipo por lo que vimos bicicletas brincando a toda velocidad por todo el bosque. Para su seguridad y la nuestra, las vías de descenso de BTT están señaladas con la señal triangular de peligro de bicicletas.


  • Zona: rural
  • Dificultad: baja
  • Duración: 30 minutos rodear el lago
  • Distancia: menos de un kilómetro
  • Coordenadas: 42° 42.9085′ N, 0° 46.45897′  E
  • Época recomendada: primavera y verano. Posiblemente en otras estaciones encontremos la pista cortada por la nieve.
  • Ruta con niños: Sí.