20170418 | Según la Fromer, tanto de Avignon como Arles se encuentran en una zona ventosa pero cuando las visitamos el viento era exagerado, horrible. Si paseas por cualquier población seguramente lo harás bajo la agradable sombra de los plataneros, populares en las viejas carreteras. En cambio si es primavera y hace un viento huracanado como era la ocasión, es horrible, no solo porque te levanta del suelo si no porque los plataneros están en floración y ya no solo el polen te molesta si no que directamente la inflorescencia impacta minuto sí y minuto también en tus ojos. Así que avisados estáis.

En este caso Avignon es una ciudad bañada por el río Ródano y que su principal atracción es el Palais des Papas, un enorme mamotreto medieval que alojaba a los Papas, y por otro lado las muralla que la defiende del río. Por otro lado es una ciudad de mediano tamaño, prácticamente llana, limpia y con un buen tramado peatonal para pasear con calma.