En un promontorio en la confluencia de los ríos Cinca y Ara, se yergue la Villa de Aínsa. El casco histórico, de buen tamaño, está repleto de casonas de aspecto medieval. Es de destacar su gran plaza porticada y la iglesia adyacente. Coronando la población, pasada la plaza, nos encontraremos con el castillo. A través de un arco de piedra cercano a la iglesia podremos ver las turquesas aguas del río Cinca y a lo lejos, los contrafuertes de la Sierra Ferrera.


  • Zona: rural
  • Dificultad: baja
  • Duración: 1 hora ida y vuelta, sin pararnos.
  • Distancia:  1 kilómetros, ida y vuelta.
  • Itinerario:  Puente del rio Ara – Calle Mayor – Castillo
  • Coordenadas: 42° 24′ 52.76519″ N, 0° 8′ 24.69732″ E
  • Época recomendada: primavera, verano, otoño.
  • Webs útileshttp://www.villadeainsa.com/
  • Ruta con niños: Sí.